Anacardium oriéntale

Este remedio le corresponde a personas en constante conflicto entre dos voluntades opuestas; se diría que les hablan un ángel y un demonio a la vez.
Nombres comunes:
Anacardo de Oriente, haba de Malaca
Origen:
El anacardo, de la familia de las anacardiáceas (antes terebintáceas), es un árbol de los bosques antiguos de India El remedio se prepara a partir del fruto, en forma de corazón de ave.
Usos habituales:
Anacardium oriéntale se prescribe para los traumatismos de los tendones. También es muy útil en caso de agotamiento intelectual, si los demás síntomas corresponden bien a los que caracterizan este remedio.
¿Quién puede usar este remedio?
Personalidad y comportamiento

La persona tiene la impresión de abrigar dos individualidades opuestas, de las que una desea lo que la otra rechaza, esta dualidad entraña impulsos contrarios que se manifiestan por indecisión, falta de confianza en sí mismo, distracción y agotamiento psíquico. El individuo se muestra a veces irritable y colérico; la mínima ofensa puede provocar en él una respuesta airada
Trastornos generales
Síntomas intermitentes por oleadas de varios días, que evolucionan de derecha a izquierda y de dentro afuera A veces, sensación de un tapón atascado en distintas partes del cuerpo. Temblor al menor esfuerzo, sobre todo de las rodillas y de los brazos. Debilidad que obliga a sentarse o acostarse o, por el contrario,
agitación intensa con imposibilidad dequedarse en un sitio. Sensibilidad a las corrientes de aire.
• Variación de los síntomas 
• Factores de agravación: el frío, las  corrientes de aire, el trabajo intelectual, la cólera, las emociones, el miedo, el movimiento.
• Factores de mejoría: el calor, comer. 
• Trastornos locales
• Cabeza. Dolores de cabeza de origen gástrico o nervioso.
• Cara. Palidez, ojos hundidos y ojeras azuladas.
• Oídos. Presión contra el tímpano. Mala audición.
• Nariz. Olfato perturbado por ilusiones olfatorias.
• Boca. Lengua blanquecina e hinchada que altera la dicción. Salivación abundante. Mal aliento.
• Aparato respiratorio. Crisis de asma. Tos provocada por la cólera
• Corazón. Percepción de los latidos en los vasos sanguíneos.
• Estómago. Sensación de vacío en el estómago. Digestión difícil, con eructos, náusea, vómitos e hipo, 
• Intestino. Falsos deseos de evacuar. Sensación de tener un tapón en el recto. Comezón y supuración anales.
• Piel. Eccema, sobre todo en la cara. Piel a veces insensible.
• Fiebre. Sensación de calor interno de la parte superior del cuerpo y pies fríos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lachesis mutus

China officinalis

Thuja occidentalis