Quemaduras de sol e insolación

Hay que distinguir entre las quemaduras de sol, que pueden ser de primero o de segundo grado, y la insolación, que se manifiesta sobre todo por fiebre elevada y dolor de cabeza. El tratamiento clásico de las quemaduras de sol se basa en la aplicación de cremas o pomadas y el uso de analgésicos por vía oral. En caso de insolación,se recomiendan bebidas frescas y reposo; a veces es necesario hospitalizar al paciente.
Tratamiento homeopático
Entre los remedios prescritos para aliviar las quemaduras de sol pueden mencionarse Cantharis vesicatoria (ampollas que se agravan al menor contacto, persona agitada) y Arsenicum álbum (si el dolor no cede pronto).
Contra la insolación, se prescribe principalmente Belladonna (persona abatida, postrada, con dolor de cabeza a menudo palpitante, con la piel enrojecida sobre todo en la cara y sensación de calor irradiante) o Glonoinum (persona con la cara a menudo roja, con vasos sanguíneos hinchados, que sufre dolores de cabeza intensos y palpitantes). Estos remedios deben tomarse en dilución 6 CH o 7 CH, tres glóbulos por toma (puede repetirse si es necesario).
Contra las quemaduras de sol también puede recurrirse a la homeopatía en aplicación local. Se emplea Caléndula officinalis en crema o en tintura madre (se diluye un tanto de tintura madre en cinco tantos de agua).
Prevención
Para evitar las quemaduras de sol, la exposición al sol debe ser progresiva. Hay que proteger la piel con filtros solares (con un factor de protección adaptado al tipo de piel). Debe repetirse la aplicación cada dos horas y despuésde nadar. Además, se aconseja usar sombrero, lentes de sol y camiseta, especialmente para los niños.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lachesis mutus

China officinalis

Thuja occidentalis