Otitis

Otitis media. La otitis aguda amerita siempre una consulta con el médico. Pueden usarse
diversos remedios para aliviar el dolor mientras llega la consulta, como Aconitum
napellus (dolor ardoroso de noche, que aparece después de exponerse al frío), Apis mellifica
(dolor súbito, mucosa nasal congestionada), Ferrum phosphoricum (dolor irregular, fiebre baja), Belladonna (dolor pulsátil y fiebre), Kali bichromicum (dolor lancinante,irregular, con secreción espesa verde amarillenta
por la nariz). Ciertos cuidados adicionales permiten evitar la sobreinfección: sonarse la nariz con frecuencia y hacerse lavados de las fosas nasales con suero fisiológico. En la otitis serosa, sólo un tratamiento de fondo permitirá detener el proceso. Por otra parte, la homeopatía no puede reparar la perforación del tímpano
presente en la otitis crónica.
Otitis externa. Entre los múltiples remedios homeopáticos posibles, pueden mencionarse Petroleum (comezón con el frío, piel húmeda, secreción acuosa, costras amarillentas), Psorinum (comezón intensa que no deja dormir, sobre todo en invierno), Mezereum (secreción espesa, fétida), Graphites (secreción espesa
como miel, que se agrava por el calor). En ciertos casos, se recomienda el uso de remedios locales en forma de lavados para la oreja, varias veces al día, como una solución alcohólica de Caléndula officinalis a 60°.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lachesis mutus

China officinalis

Thuja occidentalis